La vergüenza de Juan

En respuesta a la sugerencia de muchos de los socios, inauguramos una nueva línea de artículos que dedicaremos a analizar y comentar artículos y noticias de actualidad, aparecidas o no en los medios de comunicación.

Aunque teníamos un listado de temas a tratar, hoy hemos visto una noticia que nos ha forzado a cambiar el orden.

“Encuentran un delfín muerto en Almería con un nombre grabado en su cuerpo”

En Roquetas de Mar, localidad de la provincia de Almería muy conocida por sus playas, se ha encontrado un delfín muerto con unas letras marcadas en su lomo.

Analizando la imagen y la información, se observan cuatro letras (“JUAN”) marcadas en el lomo del delfín, al cual le han arrancado la piel y la grasa, llegando hasta el músculo.

delfin-muerto-juan-almeria
Delfín muerto en la playa de Roquetas de Mar, Almería. Fuente: EQUINAC

Además, se contaron 9 puñaladas por todo el cuerpo del cetáceo, una de ellas de 20 centímetros de profundidad, por lo que requirió un instrumento punzante o cortante de esa longitud, al menos.

Al parecer, se trataba de una hembra de delfín listado de unos 6 años, 1,65 metros de longitud y unos 45 kilos de peso.

Por lo que comentan los expertos, con frecuencia hay delfines atrapados por las redes de pesca y suelen tener un final trágico. Sin embargo, lo extremo de este caso es la crueldad y la falta de sensibilidad del “tatuaje”.

Delfín muerto en la playa de Roquetas de Mar, Almería. Fuente: EQUINAC

Es cierto que el hecho no ha pasado desapercibido, la Guardia Civil está investigando el suceso para dar con el desalmado y la reacción de cualquiera que tenga conocimiento de esta noticia es la de horrorizarse y lamentar que alguien pueda hacer una barbaridad así.

Que la reacción de todos sea esa es un buen primer paso.

Sin embargo, no debemos olvidar tampoco que hay muchas acciones, terribles también, que tenemos a un paso de nuestras casas y que son menos consideradas por todos. Quizás denunciar y comentar noticias así sea la forma de llevar el tema de la explotación y la tortura animal a entornos (familia, amigos, compañeros de trabajo…) en los que no se ha tratado aún.

No puedo evitar que esta noticia me haga pensar en dos temas:

– ¿la crueldad extrema provocada por el ser humano es un hecho aislado o generalizado?

– ¿por qué hay animales cuyo sufrimiento nos duele más que el de otros?

Cada uno de estos dos temas, a mi modo de ver, podría dar lugar a debates casi infinitos, pero no está de más que pensemos un poco sobre ello y que, incluso, planteemos el debate en nuestro entorno. Mi opinión es que el simple hecho de hablar de ello con los que nos rodean es acercarnos (aunque solo sea un poco) a la solución.

Cuando enfrentas a un no vegano a la realidad del sufrimiento animal, una de las respuestas («justificaciones») más comunes es: «es que los seres humanos somos diferentes”.

Tienen toda la razón.

¿Os imagináis una especie animal no humana haciendo algo así?

¿Qué pensaríamos de ella?

En nuestra mano está que “La vergüenza de Juan” sea solo un hecho aislado, o tengamos que hablar de “La vergüenza del ser humano”.

Fuentes:

https://www.elmundo.es/cronica/2018/12/27/5c1d289821efa0b5418b4630.html

https://www.lavanguardia.com/natural/20181215/453556615043/delfin-muerto-almeria-roquetas-heridas-juan.html

Si quieres opinar, sobre este u otro tema, te animamos a hacerlo mediante la sección de “Comentarios”, bajo el artículo.