Consulta frecuente: La alimentación y los gases

M. nos consulta lo siguiente:

Siempre he tenido muchos gases, pero desde que dejé de comer animales y derivados, hace tres años, creo que tengo bastantes más… ¿Qué alimentos «producen» más gases y cuáles van bien para eliminarlos o no los producen? ¿Puedo tener menos gases con una dieta adecuada para ello?

Es cierto que, en general, asociamos el problema de los gases con determinados alimentos, generalmente de origen vegetal, por lo cual podemos pensar que la alimentación vegana puede aumentar estas molestias. Sin embargo, en este artículo vamos a ver cómo no siempre existe esa relación y los diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de conocer y atenuar este problema.

Los gases, aunque no supongan una enfermedad, sí pueden llegar a ser muy molestos. Su origen suele tener lugar en el intestino grueso y hay muchos factores que influyen en su mayor o menor presencia por lo que, conociéndolos, tendremos más mecanismos para minimizar su impacto.

Aunque la alimentación es el punto clave a la hora de la presencia delos gases, no debemos olvidar otros aspectos, sobre los que podemos también actuar, y también son importantes, como son:

– estilo de vida: hábitos como masticar chicle, consumir bebidas gaseosas o comer demasiado rápido, pueden aumentar la cantidad de aire o gas ingerido con los alimentos. Por otro lado, el sedentarismo, el estrés y la obesidad también se relaciona con una mayor producción de gases en el intestino.

– patología asociada: colon irritable, reflujo gastroesofágico y hernia de hiato se encuentran muchas veces detrás de un problema de gases, por lo que su tratamiento puede mejorar, de forma indirecta, esta afección. Además, una de las causas más frecuentes de exceso de gases en el intestino es la intolerancia a la lactosa, muchas veces no diagnosticada, lo cual no es un problema en la dieta vegana.

Respecto a la alimentación, a la hora de generar gases en el intestino, destacan las legumbres, el brócoli, el repollo y, en general, todos los alimentos que aportan fibra (la cual, por otro lado, es muy beneficiosa para la salud). En muchos casos, el café puede ser una causa importante de formación de gases. Un dato curioso es que la respuesta de cada persona a determinados alimentos no es la misma y los que producen más gases a unos no coinciden con los que los provocan a otros, en muchas ocasiones.

alimentos-reducir-gases

Así pues, a la hora de reducir el problema de los gases, debemos actuar sobre todos los factores mencionados anteriormente (sobre todo descartando patología asociada y mejorando el estilo de vida). Como es lógico, siempre prevalecerá el sentido común, es decir, reducir el estrés y el sedentarismo es buena idea, mientras que disminuir la ingesta de fibra puede llevar a la práctica la frase “es peor el remedio que la enfermedad”.

Respecto al consumo de las legumbres, no es buen consejo evitarlas, ya que aportan grandes beneficios. Sin embargo, si aumentas el tiempo de cocción y las consumes con abundante agua, verás cómo disminuye mucho el problema.

Aunque lo mejor es mejorar los hábitos hacia una vida más saludable, entre los alimentos más aconsejados destacan las verduras del tipo de las espinacas o la escarola y las infusiones, disminuyendo las grasas o fritos. Es aconsejable también emplear jengibre, vinagre de manzana y menta

Para casos extremos, hay fármacos muy eficaces, si bien no suelen ser necesarios la mayoría de las veces.